Son mercados de nueva creación, promovidos por la Unión Europea en su afán de acercar los Mercados de Valores a las PYMES europeas. Tienen unos procesos de admisión y permanencia más sencillos y orientados a las pequeñas y medianas empresas, homogéneos en todos los países de la UE, con el objetivo de facilitarles el acceso a nuevas fuentes de financiación, ya sean recursos propios o bonos.