Es una de las formas que tienen las empresas para salir a Bolsa, con la particularidad de que no es necesario que ninguna acción cambie de dueño, frente a las Ofertas Públicas de Venta o las Ofertas Públicas de Subscripción, en las que, coincidiendo con el momento de la salida a Bolsa, hay compraventa de acciones viejas o subscripción de acciones nuevas.

Más información