En España. No se debe confundir la sede social y fiscal de la compañía con el país o mercado donde las acciones estén cotizando.