No, no es necesario cambiar el domicilio social ni por tanto fiscal. La compañía seguirá pagando sus impuestos en España.