Los distintos asesores necesarios (Auditor, Asesor Legal, Valorador) deberán ser firmas con experiencia y prestigio sin importar su nacionalidad.

En el caso de las empresas españolas, lo normal y más práctico es que utilicen asesores locales.